Sin categoría — 16 julio 2015
Los países ricos ofrecen un resultado pobre en la Conferencia de Addis Abeba

desarrollo-financia-conf1Normas fiscales injustas sin resolver y un desarrollo privatizado son los principales obstáculos del resultado de la Conferencia de Financiamiento para el Desarrollo de las Naciones Unidas, según Oxfam.

Sin embargo, después de esas tensas negociaciones no cabe duda de que la determinación de los países en desarrollo para llamar a una verdadera reforma fiscal global y una cooperación fiscal ha sido reconocida y no puede ser desatendida por más tiempo.

En respuesta al resultado de la Tercera Conferencia de Financiamiento para el Desarrollo de las Naciones Unidas llevada a cabo en Addis Abeba, del 13 al 16 de julio, Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de Oxfam, señaló:

“Hoy, una de cada siete personas vive en situación de pobreza y Addis fue una oportunidad en una década para encontrar los recursos necesarios para poner fin a este escándalo. Pero la Agenda de Acción de Addis ha permitido que los compromisos de ayuda fueran silenciados, y ha simplemente entregado el desarrollo al sector privado sin las garantías necesarias”

“Los países en desarrollo se mantuvieron firmes en Addis en la necesidad de establecer un órgano intergubernamental de impuestos que les daría una voz igualitaria para expresar cómo las normas globales en materia de fiscalidad sean diseñadas. En su lugar, están regresando a casa con un débil compromiso que significa normas injustas y que la evasión fiscal continuará robando a las personas más pobres del mundo”

“Una fiscalidad justa es vital en la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Los ciudadanos deben ser capaces de depender de sus propios gobiernos para recibir los servicios que necesitan. Pero no es lógico pedir a los países en desarrollo recaudar más de sus propios recursos, sin la reforma del sistema fiscal global que les impide hacer esto”

“Las diversas iniciativas establecidas en Addis son bienvenidas si se van a proporcionar recursos nuevos y adicionales, garantizar el desarrollo sostenible y equitativo y contribuir a acabar con la pobreza. Los gobiernos y las instituciones internacionales no deben mostrarse bajo ninguna apariencia, sin embargo, estas iniciativas nunca pueden ser un sustituto de los cambios fundamentales en el sistema financiero internacional que se necesitan”

Esta es la primera de las tres cumbres grandes de este año. En respuesta a la oportunidad que el 2015 presenta, Winnie Byanyima señaló, “La Cumbre de Objetivos para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en septiembre, la Cumbre de Cambio Climático en París en diciembre, ofrecerán dos oportunidades más para que los gobiernos actúen en nombre del desarrollo y para reequilibrar el poder a las personas más pobres del mundo. Los ciudadanos de todo el mundo deben seguir desafiando a las normas injustas que favorecen los intereses creados, y los gobiernos deben escuchar. El 2015 todavía puede dar el cambio que necesitamos hacia un futuro más justo”

Notas sobre los resultados específicos:

IMPUESTO
Los gobiernos de los países en desarrollo habían abogado por un órgano intergubernamental de impuestos bajo la ONU que tendría legitimidad de representación, el poder de decisión real, y la experiencia necesaria para reformar la gobernanza de los impuestos globales. Las negociaciones se acercaron hasta el final con los países en desarrollo que se mantuvieron firmes para asegurar un acuerdo. A pesar de esto, los cambios asegurados fueron sólo ajustes a lo que ya tenemos en el actual Comité de Expertos Fiscales de la ONU. No hay ningún cambio significativo de status o la dotación de recursos. Es más, definitivamente no hay señal de un alejamiento de la dominación de la agenda de impuesto global por la OCDE. En última instancia, ha sido sólo un ejercicio de poder al desnudo. Este problema no va a desaparecer y los gobiernos deben ser valientes para llevar al siguiente paso la reforma fiscal internacional.

AOD

Un nuevo compromiso con la meta de AOD/ PIB 0,7% era fundamental para mostrar una solidaridad continua y justicia para las comunidades y los países más pobres del mundo. Lamentablemente, estaba muy por debajo del orden del día los compromisos y acciones concretas con plazos necesarios para ofrecer una ambiciosa y transformadora agenda para el desarrollo. Con limitados recursos públicos para ayuda, será vital asegurar la eficacia de cada dólar que se gasta.

FINANCIAMIENTO PRIVADO

El documento final coloca a la financiación privada al frente y centro de la financiación para el desarrollo, especialmente fomentando el uso de las asociaciones público-privadas y los instrumentos financieros combinados. Sin embargo, el documento hace una escasa referencia como para garantizar que la participación privada asista en el desarrollo sostenible, además hace muy poca referencia para garantizar la construcción de un marco internacional fuerte para proteger los derechos humanos, la responsabilidad social y ambiental y garantizar la capacidad del Estado para reglamentar de acuerdo al interés público.

CAMBIO CLIMÁTICO

Aunque varios países en desarrollo hablaron de los efectos devastadores del cambio climático que están afectando a su población, el FFD apenas se ha ocupado de la enorme carga adicional con que se enfrentarán los países menos responsables de causar el problema. Aunque la incorporación del cambio climático en la prerrogativa de ayuda es esencial, no es suficiente. Es inaceptable que una parte del aumento de la cuota de ayuda sea utiliza como financiamiento climático público – 17 por ciento en 2013 – mientras que los presupuestos globales de ayuda apenas crecen. El financiamiento climático es fundamental para la política del acuerdo climático en París a finales de este año, por lo que en los próximos seis meses los ministros de Economía deben trabajar dura para ayudar a concretar un acuerdo que mantenga el calentamiento global por debajo de los dos grados. Tienen que comprometerse a poner fin al desvío de las ayudas existentes para abordar el cambio climático, y garantizar que nuevos recursos sean colocados sobre la mesa de presupuesto de los gobiernos, así como nuevos y previsibles recursos de financiamiento público. La Unión Europea debería dar el punta pié inicial al proceso, asegurando el impuesto a las transacciones financieras que se está estableciendo en 11 países de la UE, así como el mercado europeo del carbono que ayuda a alimentar el Fondo Verde para el Clima.

Fuente:
Sue Rooks
Media and Communications Lead, Oxfam International Liaison Office to the African Union
sue.rooks@oxfaminternational.org

Related Articles

Compartir

Acerca del Autor

(0) Comentarios

Comentarios cerrados.